a

Marinhas

El Centro de Educación Ambiental (CEA), en la Quinta do Paiva, además de constituir una plusvalía en el trabajo de sensibilización, educación y formación ambiental, es un polo dinamizador e innovador en el área del ambiente, donde se potencian y se trabaja nuevas metodologías . Los espacios disponibles del CEA proporcionan un indispensable marco técnico y logístico a los proyectos a desarrollar, contribuyendo a una nueva percepción de la relación Hombre / Ambiente y el contacto con nuevas formas de conocimiento. Con base en la formación y la clarificación de la comunidad, este equipo potencia el desarrollo de un espíritu de corresponsabilidad y de ciudadanía hacia la sostenibilidad ambiental del municipio. La exposición permanente "Ambiente Interactivo" constituye una de las principales fuentes de atracción del equipamiento, que dispone de Biblioteca equipada con diversas publicaciones relacionadas con el medio ambiente, Ecoteca, Auditorio con 70 asientos y sala de actividades. A nivel de los espacios exteriores, el CEA integra los talleres de trabajo del Verdinho y de la Caza-Sujões, Hortas pedagógicas, Horto Municipal, Carril de la Biodiversidad, Canto de la Compostaje y Parque de Merendas.

En la Abelheira podemos observar testimonios de la riqueza cerealífera de esta región. Los antiguos molinos son edificios de cuerpo cilíndrico, construidos en granito y ubicados en la ladera del monte, donde los vientos predominantes podían ser bien aprovechados. Para ello, la cima del molino, llamado "capucha", era móvil, pudiendo ser orientado por el "rabo" del molino - un timón que forzaba la "capucha" a girar conforme al viento - para aprovechar la orientación de éste. Las velas eran cuatro y triangulares, haciendo girar el engranaje interior, constituido por la "entrosga" y "carrete", que, a su vez, hacía girar la muela móvil, también llamada "andadora". Su movimiento sobre la muela fija - o dolorosamente - transformaba el cereal en harina. Todo este mecanismo estaba montado en el piso superior del molino, al que se accede por una escalera, estando el piso inferior destinado al trabajo del cereal y de la harina. Otra forma de reducir el cereal la harina utilizable en la alimentación era el empleo de la fuerza hidráulica de las riberas. Es el caso de la ribera de la Abelheira, donde muchas azules rodaron en tiempos. Estas azenhas eran conocidas por "coperas" o "de montaña", en una clara alusión a su mecanismo de aprovechamiento de la fuerza de las aguas. En el arroyo de Peralta, aquí cerca, además de azules era también aprovechada la corriente hidráulica para los ingenios de aserrar madera.

En el lugar de Góios, en espacio que adoptó para fijar residencia a partir de 1974, el Atelier Museo Henrique Medina reúne cuadros de su vasto botín de pintura.