a

Vila Chã

Para conocer más sobre el Monte de S. Lourenço e interpretar toda esta área geográfico-arqueológica del municipio, lo mejor sería visitar el Centro Interpretativo de S. Lourenço. Es un equipamiento cultural con valencias de exposiciones y servicios. Desde el Centro Interpretativo, puede descubrir la historia local, visitando Castro S. Lourenço, el patrimonio histórico y arqueológico de Esposende, pero sobre todo, puede descubrir la riqueza arqueológica de la meseta de Vila Chã. Las dos áreas de exhibición del Centro Interpretativo enfatizan un viaje entre pasado, presente y futuro. Presentan temas sobre la evolución del territorio y los homínidos, estimulándonos a descubrir el modus vivendi hace 2000 años, principalmente los animales y las plantas utilizadas por los gallegos y nos despiertan sobre el valor de la arqueología. Por objeto exposiciones de ocupaciones humanas ancestrales.

El Castro de S. Lourenço nació de las manos de la gente de la Edad del Hierro, en la cima de una de las colinas del acantilado de Fóssil, una cadena rocosa que corre paralela a la línea de la costa atlántica. El monte donde se encuentra Castro conocía la cristianización, un hecho habitual en los monumentos de este tipo, con la construcción de una capilla en la antigua acrópolis, La Capilla de S. Lourenço. La mayoría de los edificios antiguos del pueblo fueron devastados a lo largo de los siglos, debido a la recolección de piedras y terraplenes. A pesar de esto, es posible tener una idea concreta sobre la construcción del pueblo: estaba protegido por dos muros y las casas de origen se habrían implantado en un plan sub-circular, ocupando las laderas en una terraza reforzada por muros de apoyo. La romanización ha devuelto las casas al plano rectangular, a los azulejos romanos, a las cerámicas y monedas romanas. Fue posible identificar un tesoro romano que consta de 19 monedas de plata que datan de la época republicana y una pieza de Constantino, desde el siglo IV dC. Este último descubrimiento demuestra el uso de las piezas del primer milenio por parte de las personas en una fecha muy avanzada. ¡Llegar a la cima no es una tarea fácil! Hoy, en automóvil, apenas notamos el ascenso, pero hace medio siglo, viniendo aquí, involucramos a muchos, no menos de tres kilómetros de ascenso, pero eso no impidió que la población de Los alrededores llegan a S. Lourenço, que desde el siglo XVI, según la información más antigua que conocemos de esta capilla.

En los alrededores de Castro, no olvide visitar la Capilla de S. Lourenço y admirar el paisaje desde el mirador. La capilla actual, construida en la década de 1940, reemplaza a otro templo mucho más antiguo, probablemente del siglo XV o XVI. Es un templo simple, de planta rectangular, con una fachada orientada al oeste, con dos sacristías y un campanario en la fachada occidental. Las promesas que los devotos vienen a cumplir aquí son para curar dolores de cabeza, dolores de muelas y son de naturaleza terapéutica.

El punto de vista de S. Lourenço es un lugar privilegiado porque la vista es magnífica. Este último es uno de los más altos de la parte superior, la línea de acantilados que separa la llanura costera de los primeros relieves al este. En el lado del mar, podemos ver Esposende y Fão. Si prestamos atención y si la niebla del Océano Atlántico no estropea la vista, distinguimos los famosos "Cavalos de Fão", las famosas rocas golpeadas por las olas y blanqueadas por la espuma cuando el mar ruge. Si miramos hacia el interior, por la línea marcada por el Cávado, vemos su camino sinuoso y fértil, pasando por los campos dándoles así vida y frescura. Un poco más adelante, vemos los molinos de S. Félix. Mucho más cerca, es similar a donde estamos, el Monte de Faro. Pero el paisaje al este también tiene su encanto. Distinguimos una buena parte de la topografía del Minho, una vista de unos treinta kilómetros, hasta el Sameiro en el lado de Braga. En el norte, hay otro punto alto, vemos otra cumbre del arriba fósil, Monte do Facho.

El Mamoa o el Dólmen do Rapído, se encuentra junto a la carretera municipal que conecta Vila Chã con Antas. Se inserta en un conjunto megalítico formado por tres dólmenes. Es un monumento que consiste en un montículo de tierra que cubre el dolmen, bien mantenido y de pequeñas dimensiones. Consiste en una pequeña cámara funeraria, definida por nueve ortostatos, con un pasillo relativamente bajo y dos placas de protección. Algunos de estos soportes tienen restos de grabados. Este monumento data del 3er milenio antes de Cristo y fue construido por un pueblo totalmente dedicado al pastoreo. Los dólmenes sirvieron de monumentos funerarios.

Estos monumentos consistían en una cámara funeraria formada por megalitos, pilares de piedra, colocados verticalmente y fijos, en los cuales se colocaban otras losas de piedra para cubrir. Posteriormente, el conjunto se cubrió con tierra, formando un casquillo esférico. Muy a menudo, este monte también llamado "mamoa", estaba cubierto de piedra de pequeñas dimensiones, la "couraça".

La mamoa o Dólmen da Portelagem, es uno de los monumentos del litoral portugués más referenciados en la bibliografía especializada. Tiene una cámara funeraria compuesta por nueve soportes de granito y parte de la losa del techo. También tiene el resto de un pequeño pasillo y, al pasar por encima de los soportes de granito, vemos las pequeñas piedras del contrafuerte. Hay restos de esculturas rupestres. Allí se descubrió un jarrón de cerámica así como varias puntas de flecha y cuchillos de sílex.